¿Cómo reaccionar ante las burlas?

Se burlan de tu hijo

”¡Te pareces a Mr. Spock!”, ‘¡Eh, mira, el elefante Dumbo”…

Una de las primeras reglas es la de no banalizar estas burlas probablemente inevitables, aunque no por ello debes dramatizarlas. Si tu hijo te lo cuenta, eso significa que está afectado, por lo que debes apoyarle y escucharle con atención. El simple hecho de que te hable de ello y de que te muestres receptiva y empática le ayudará a sentirse mejor, porque así se libera de una carga: la de la injusticia, entre otras.
De hecho, ¿qué podría ser más injusto que tener que sufrir acoso relacionado con tu apariencia física?

Todos los problemas tienen solución

Puedes empezar animando a su hijo a expresar cómo se siente acerca de las críticas y preguntarle qué importancia les da. A veces no ser como los compañeros de clase no es una mala vivencia, pero sus orejas prominentes dan pie a miradas, y comentarios despectivos, que a la larga le hacen dudar de su imagen.

En primer lugar, puedes explicarle a tu hijo que no es el único que tiene que enfrentarse a burlas, que tal vez tenga que enfrentarse a esto durante toda su vida; burlas sobre este punto o sobre cualquier otro, y que todo el mundo pasa por esto antes de aprender a afrontarlo. Busca ejemplos de personas a vuestro alrededor que disfrutan de una vida feliz a pesar de las burlas, a fin de que el niño no se sienta aislado y pueda concebir un futuro mejor. Una de las armas esenciales que puedes proporcionarle para que no permita que le destruyan es la de ayudarle adquirir una firme voluntad de avanzar ocurra lo que ocurra y también a tomar la decisión de no ignorar las críticas.

Así es: muchos padres a menudo cometen el error de aconsejar a sus hijos que respondan a la burla con indiferencia, pero en realidad, ignorar a los acosadores no es la solución. Esto no resuelve el problema y a menudo no basta para desalentarles.
Explícale que la violencia tampoco sirve para nada, y que puede que la violencia tampoco es una panacea y que puede acarrear consecuencias perjudiciales.

El humor, una buena alternativa a la violencia verbal

En vez de eso, aconséjale que utilice el humor para defenderse, lo que le resultará mucho más rentable. El humor es eficaz porque el hecho de desdramatizar proyecta una buena imagen de uno mismo y transmite la idea de auto-confianza. Enfrentándose con calma a los sarcasmos, tu hijo fortalecerá su autoestima, lo que se les hará evidente a los demás.
Finalmente, y no sin empezar reconociendo que ser diferente puede resultar doloroso, ¿por qué no hablar con tu hijo sobre el “derecho a ser diferente” y el hecho de que es posible quererse a uno mismo y ser querido siendo diferente?

Pero lo mejor probablemente sea ayudarle a encontrar su propia solución para que pueda actuar por su cuenta. Esto le aportará el beneficio de la autonomía y desarrollará su fuerza y solidez mental.

Oferta especial

20% de descuento en su 2º sombrero

Envío gratuito a partir de 3 Baby’s Bonnette